Impactos reales, ante posible cierre de Siderúrgica Huachipato en más de 1.000 pymes con ventas anuales por US$339 millones
La crisis de Huachipato por dentro

Un estudio realizado por el Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica de la Santísima Concepción repasa la evidencia internacional respecto de un comportamiento desleal por parte de las productoras de acero en China, que cuenta con financiamiento del gobierno, así como el conjunto de países que en 2023 ya adoptaron medidas antidumping a las importaciones chinas. Además, ratifica que en materia de empleo, una suspensión de las faenas afectaría a más de 88 mil personas en la provincia de Concepción.


Un repaso a la importancia económica, industrial, y social de la Compañía Siderúrgica Huachipato (CSH) realizaron académicos de la Universidad Católica de la Santísima Concepción. El informe técnico, elaborado por el decano de Facultad de Ingeniería del plantel penquista, Claudio Oyarzo , además de los profesores Pablo San Martín, Cristian Oliva y Eduardo Núñez, muestra la evidencia internacional disponible que da cuenta de un comportamiento desleal por parte de las productoras de acero en China, así como el conjunto de países que en 2023 ya adoptaron medidas antidumping a las importaciones chinas. Todo, en el marco de la investigación de oficio que la Comisión Antidistorsiones abrió a fines de octubre, para analizar los mercados de barras y de bolas de acero para molienda, donde la filial del Grupo CAP pidió a la entidad estatal adopte medidas provisionales, y derechos antidumping definitivos, en favor de la industria local del acero.

El estudio, de 105 páginas, desentraña la realidad de la producción global de acero, donde el salto de la industria en China ha inundado el mercado global, pasando a ser ser el principal importador de aceros del mundo, a exportador neto y el principal productor.


“China también cuenta con varias empresas estatales y privadas que desempeñan un papel crucial en la industria siderúrgica. Estas empresas no solo son grandes jugadores en el mercado interno, sino que también tienen una presencia significativa a nivel internacional. La mayor parte de la producción de acero por parte de las empresas chinas se apoya en subsidios y apoyos provenientes del gobierno central, que, a su vez, es el dueño de las empresas más grandes productoras de acero”, sostiene el reporte. Allí identifican a cinco firmas: la china Baowu Steel Group, empresa estatal y primera productora del mundo con 131,8 millones de toneladas; Ansteel Group, estatal y tercera del mundo con 55,7 millones de toneladas; Shagang Group, firma privada y quinta a nivel mundial con 41,5 millones de toneladas; Hesteel Group, estatal y sexta del mundo con 41 millones de toneladas; y Shougang Group, estatal novena del mundo, con 33,8 millones de toneladas.

Así, el estudio detalla que “el gobierno chino a menudo influye en la industria a través de políticas, subsidios y regulaciones, y tiene un interés estratégico en mantener la seguridad y la competitividad de su sector siderúrgico”. Entre ellos se encuentran los estímulos financieros otorgados por el gobierno, como subsidios y préstamos preferenciales “para apoyar la expansión de la capacidad de producción y la modernización de las instalaciones, así como también a las empresas siderúrgicas que adoptan tecnologías más limpias y eficientes desde el punto de vista energético”.

A ellas suman políticas de estímulo que el gobierno chino ha implementado “que a menudo incluyen inversiones masivas en proyectos de infraestructura”, que demandan grandes cantidades de acero a nivel local. Para acelerar el nivel productivo, China “ha llevado a cabo campañas para consolidar la industria del acero, cerrando plantas siderúrgicas más pequeñas y menos eficientes” detallan.

Por otra parte, remarcan que en 2022 se creó el Grupo Chino de Recursos Naturales con el objetivo de aumentar la posición negociadora de las firmas chinas en un mercado dominado hoy por cuatro gigantes mineros internacionales: Rio Tinto Group, BHP Group, Fortescue Metals Group y Vale. La creación de dicho grupo, con una inversión de US$3.000 millones, busca centralizar la compra de insumos de producción, medidas que han sido advertidas como la creación de un “cartel”, y que podría seguir empujando a la baja el hierro a nivel internacional.

Al análisis, suman el control de la oferta y la demanda, donde existen casos en que el gobierno “ha intervenido para limitar la producción excesiva y controlar la capacidad instalada.

Medidas de protección

Al momento de repasar las medidas de protección que han sido adoptada a nivel global, el reporte cita alertas levantadas por Alacero, la Asociación Latinoamericana del Acero, que aglutina a 66 empresas de 10 países, asociadas del Parque de Producción de Latinoamérica. Dicha entidad informó acerca de acciones antidumping y salvaguardias presentadas en la región durante el primer semestre de 2023. De ellas, destacan 10 acciones que están en proceso de estudio, 2 de ellas contra China, y otras 63 medidas vigentes, 40 de ellas contra el gigante asiático. En esa línea, destaca el caso de México, con 33 medidas adoptadas que se mantienen vigentes y 16 dirigidas contra China, y de Brasil, con 19 y 15, respectivamente. Le siguen Colombia y Argentina, con 3 y 2 cada uno.

En esa línea, el reporte propone acciones estratégicas de apoyo gubernamental en el caso chileno, como la implementación de políticas arancelarias y medida antidumping.

“Sería prudente que el gobierno chileno considere la aplicación de políticas arancelarias o medidas antidumping para proteger a CSH de la competencia desleal, asegurando así la viabilidad a largo plazo de esta industria estratégica”, destaca el reporte.

En su análisis, el estudio señala que el empleo directo e indirecto de Huachipato asciende a más de 22.000 personas y, asumiendo un grupo familiar promedio de cuatro personas, el impacto de la suspensión de CSH afectaría a 88.000 personas, equivalente a un 8,9% de la población de la Provincia de Concepción.

El reporte sostiene además que la compañía se vincula con 1.090 Pymes, de las cuales 700 son chilenas y 350 de la Región del Biobío (con ventas que superan los US$339 millones por año). A nivel nacional, cifra la contribución de la siderúrgica en $524 mil millones a la producción nacional, generando un valor agregado bruto de $158 mil millones. Así, señala que por cada peso generado por CSH se adicionan 1,85 pesos en la economía.

Además, remarca que según datos de la Municipalidad de Talcahuano, Huachipato paga $2.000 millones de pesos en patentes municipales, siendo el principal contribuyente local, representando el 10% del total.

Fuente : Víctor Guillou / LA TERCERA

Leave a Reply

Your email address will not be published.