El proyecto minero Tía María, que pretende ejecutar Southern Perú, está retrasado hace una década. No solo carece de licencia social debido a la oposición de los agricultores del valle de Tambo. También hay una medida cautelar interpuesta hace 3 años por la Sociedad Minera Vania para que la compañía de capitales mexicanos no opere en parte de esos territorios.

En una reunión de la comisión de Energía y Minas del Congreso, la ministra del sector, Cayetana Aljovín, confirmó que mientras no se resuelva esa disputa Southern no podrá acceder a su licencia de construcción. Esta respuesta se efectuó ante la pregunta del congresista Miguel Román Valdivia sobre especulaciones de una luz verde al proyecto.

Vania alega una superposición de 50 hectáreas en la zona denominada Pampa Cachendo, donde Southern prevé construir su campamento y planta de lixiviación

Ellos concesionaron el subsuelo para la explotación de minerales no metálicos. Mientras que Southern dice que ellos tienen concesionado la superficie.

El Cuarto Juzgado Contencioso Administrativo de la Corte Superior de Justicia ratificó en mayo de este año la medida cautelar interpuesta por la minera Vania.

“Lo más seguro es que la minera haya apelado”, agregó el congresista.

Para él, Tía María, además de resolver este tema, debe conseguir primero la licencia social antes de iniciar cualquier tipo de operación de extracción.

Jesús Cornejo, uno de los principales dirigentes tambeños, asegura que la batalla legal de Vania contra Southern no es el principal problema para la viabilidad del proyecto minero, sino la licencia social que debe lograr por medio de instrumentos de socialización

Empero, desde la perspectiva de este dirigente, el rechazo en lugar de menguar parece haber aumentado. Asegura que la minera no realiza ninguna socialización.

Fuente: “La República”

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.