El área es mayor que Dinamarca, está en la Amazonía y era una reserva nacional desde 1984.

Su apertura a la minería ahora enfrenta al gobierno de Brasil con ambientalistas y opositores.

Todo por un decreto del presidente brasileño, Michel Temer, que en la práctica extingue la Reserva Nacional de Cobre y Asociados (Renca), ubicada entre los estados norteños de Amapá y Pará.

Se estima que la reserva contiene grandes cantidades de oro, níquel y otros minerales, además del cobre que le dio su nombre.

El gobierno argumenta que su decisión intenta atraer inversiones y afirma que serán preservadas áreas protegidas y reservas indígenas.

Sin embargo, un senador de la zona lo ve comoel peor ataque a la Amazonía en casi medio sigloy especialistas afirman que el impacto será grande.

“No podía tener una noticia peor”, dijo Antonio Donato Nobre, un experto en la Amazonía del instituto brasileño de investigaciones espaciales INPE.

“Básicamente se está abriendo un área prístina para la destrucción final”, agregó Nobre en diálogo con BBC Mundo. “Va a afectar toda la cuenca amazónica y el continente sudamericano”.

“Generación de riquezas”

La reserva de Renca abarca 46.450 kilómetros cuadrados y fue creada durante el régimen militar brasileño, que pretendía explotar los depósitos de cobre pero nunca llegó a hacerlo.

El área incorporó límites para conservar espacios naturales y tierras indígenas.

Pero Brasil vive actualmente su peor crisis económica de los últimos tiempos y el gobierno indicó que la extinción de la reserva busca estimular la actividad en la zona a través de la minería, que contribuye al 4% del PIB del país.

  • Amazonía: La deforestación amenaza la mitad de las especies de árboles

“El objetivo de la medida es atraer nuevas inversiones, con generación de riquezas para el país y de empleo y renta para la sociedad, siempre en base a los preceptos de la sustentabilidad”, afirmó el ministerio brasileño de Minas y Energía en un comunicado.

En el sostiene que el decreto podría contribuir al combate de la explotación ilegal de minerales en la zona.

El gobierno también aseguró que se mantendrá la legislación específica sobre la protección de vegetación nativa, aunque evitó precisar en qué parte de la reserva estaría habilitada la minería.

Elmer Prata Salomão, presidente del consejo consultivo de la Asociación Brasileña de Empresas de Investigación Mineral (ABPM), dijo que el cambio será “positivo”.

En declaraciones al diario brasileño O Globo, Salomão sostuvo que la reserva se creó de forma inconsciente en un área que debe destinarse a la minería.

Fuente: “BBC

Leave a Reply

Your email address will not be published.