El gran legado de la investigación realizada por la comisión del Senado brasileño CPI sobre el desastre de la presa de relaves en Brumadinho es evidenciar la necesidad de Brasil de contar con una legislación más estricta frente a grandes inversiones con impactos ambientales.

El informe de la comisión solicitó procesar a las empresas Vale y Tüv Süd y a 14 personas relacionadas con ellas, incluido el expresidente ejecutivo de Vale, Fabio Schvartsman (a la izquierda de la foto), por el colapso de la presa ocurrido el 25 de enero que causó la muerte de más de 300 personas, además de daños sociales y ambientales de gran alcance.

Según el medio Agência Senado, la comisión trabajó arduamente durante cuatro meses. En este período, la CPI escuchó el testimonio de ejecutivos, autoridades públicas y expertos de Vale, y realizó visitas de campo a las instalaciones mineras afectadas.

El senador Carlos Viana, quien solicitó la investigación, cree que el principal logro de la comisión es la preparación de nuevos proyectos de ley destinados a cerrar las brechas en la legislación que la CPI identificó durante el proceso, según el informe.

Fuente; bnamericas

Leave a Reply

Your email address will not be published.