Acuerdo de Minamata proscribe esta actividad; es vinculante, alerta investigadora Izarelly Rosillo

Acuerdo de Minamata proscribe esta actividad; es vinculante, alerta investigadora Izarelly Rosillo

México se comprometió a que en 2032 ya no funcionará ninguna mina que extraiga ese metal, pero en Querétaro existen 19 minas artesanales sin ningún tipo de tecnificación.

En la Sierra Gorda queretana se ubica la segunda reserva de mercurio más importante del mundo: al año se extraen más de 100 toneladas del único metal que se encuentra en estado líquido, pero también se trata de una de las sustancias más peligrosas para la salud humana.

Miles de queretanos aún dependen económicamente de esta actividad primaria.

A pesar de que México se comprometió a que para 2032 ya no funcionará ninguna mina que extraiga ese metal, en Querétaro se ha identificado que existen 19 minas artesanales sin ningún tipo de tecnificación.

De acuerdo con los estudios diagnósticos que al momento se han llevado a cabo, alrededor de dos mil personas dependen económicamente de la extracción y venta de mercurio en los municipios serranos del estado de Querétaro.

El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), identificó que las 19 minas artesanales que funcionan en Querétaro extraen más de cien toneladas de mercurio al año: los municipios más afectados por esta actividad son Pinal de Amoles, Peñamiller, San Joaquín y Cadereyta de Montes.

A partir de la suscripción de México al tratado de Minamata, existe el compromiso de terminar la extracción de mercurio para 2032, puesto que los efectos para la salud y el medio ambiente que se derivan de su uso y manejo, así como los gases que se emiten, son altamente nocivos y contaminantes.

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), será coordinadora entre las instituciones a nivel local, federal e internacional para que los involucrados en los procesos mineros puedan cumplir con el cese de la extracción para el año 2032.

MINAMATA

De acuerdo con Izarelly Rosillo, investigadora y especialista en derecho ambiental de la UAQ, el tratado de Minamata es vinculante puesto que tiene por objetivo el proteger la salud humana y el medio ambiente.

“Las emisiones y liberaciones del mercurio y todos sus compuestos que son considerados por la Organización Mundial de la Salud como parte de una de las diez sustancias químicas más agresivas para la salud de las personas y para la salud ambiental”.

Debido a las dimensiones internacionales del convenio y a que en Querétaro la minería de mercurio es una actividad primaria, por lo que se han destinado recursos para implementar la reconversión económica de las poblaciones que viven de ello.

“Es un proyecto que tiene como objetivo el reducir los riesgos ambientales y globales a través del monitoreo y desarrollo para el sustento alternativo de la minería de mercurio primaria en México”, sostuvo Rosillo.

A partir del diagnóstico preliminar y exploratorio es que las instituciones, con la UAQ como coordinadora, llevarán a cabo acciones encaminadas al cese gradual de la extracción de mercurio.

“Entre la ley y la realidad, los hechos, hay muchas cuestiones que pueden alterar el cumplimiento de las normas, pero estamos convencidos, desde la universidad y las autoridades, que han hecho un gran impulso, de que aquí está comprometida la vida de las personas”.

Actualmente es legal extraer el metal, sin embargo, en los anexos del tratado de Minamata se establece que los esfuerzos de los países firmantes deberán estar encaminados a dejar de explotar el mineral.

México se comprometió a que en 2032 ya no funcionará ninguna mina que extraiga ese metal, pero en Querétaro existen 19 minas artesanales sin ningún tipo de tecnificación.

En la Sierra Gorda queretana se ubica la segunda reserva de mercurio más importante del mundo: al año se extraen más de 100 toneladas del único metal que se encuentra en estado líquido, pero también se trata de una de las sustancias más peligrosas para la salud humana.

Miles de queretanos aún dependen económicamente de esta actividad primaria.

A pesar de que México se comprometió a que para 2032 ya no funcionará ninguna mina que extraiga ese metal, en Querétaro se ha identificado que existen 19 minas artesanales sin ningún tipo de tecnificación.

De acuerdo con los estudios diagnósticos que al momento se han llevado a cabo, alrededor de dos mil personas dependen económicamente de la extracción y venta de mercurio en los municipios serranos del estado de Querétaro.

El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), identificó que las 19 minas artesanales que funcionan en Querétaro extraen más de cien toneladas de mercurio al año: los municipios más afectados por esta actividad son Pinal de Amoles, Peñamiller, San Joaquín y Cadereyta de Montes.

A partir de la suscripción de México al tratado de Minamata, existe el compromiso de terminar la extracción de mercurio para 2032, puesto que los efectos para la salud y el medio ambiente que se derivan de su uso y manejo, así como los gases que se emiten, son altamente nocivos y contaminantes.

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), será coordinadora entre las instituciones a nivel local, federal e internacional para que los involucrados en los procesos mineros puedan cumplir con el cese de la extracción para el año 2032.

MINAMATA

De acuerdo con Izarelly Rosillo, investigadora y especialista en derecho ambiental de la UAQ, el tratado de Minamata es vinculante puesto que tiene por objetivo el proteger la salud humana y el medio ambiente.

“Las emisiones y liberaciones del mercurio y todos sus compuestos que son considerados por la Organización Mundial de la Salud como parte de una de las diez sustancias químicas más agresivas para la salud de las personas y para la salud ambiental”.

Debido a las dimensiones internacionales del convenio y a que en Querétaro la minería de mercurio es una actividad primaria, por lo que se han destinado recursos para implementar la reconversión económica de las poblaciones que viven de ello.

“Es un proyecto que tiene como objetivo el reducir los riesgos ambientales y globales a través del monitoreo y desarrollo para el sustento alternativo de la minería de mercurio primaria en México”, sostuvo Rosillo.

A partir del diagnóstico preliminar y exploratorio es que las instituciones, con la UAQ como coordinadora, llevarán a cabo acciones encaminadas al cese gradual de la extracción de mercurio.

“Entre la ley y la realidad, los hechos, hay muchas cuestiones que pueden alterar el cumplimiento de las normas, pero estamos convencidos, desde la universidad y las autoridades, que han hecho un gran impulso, de que aquí está comprometida la vida de las personas”.

Actualmente es legal extraer el metal, sin embargo, en los anexos del tratado de Minamata se establece que los esfuerzos de los países firmantes deberán estar encaminados a dejar de explotar el mineral.

Fuente; Diário de Querétaro

Leave a Reply

Your email address will not be published.