• El sistema de alcantarillado de Paita es antiguo y obsoleto, lo que ocasiona su colapso de manera frecuente.
  • Durante más de tres décadas, las aguas residuales de las empresas pesqueras han sido arrojadas al mar sin tratamiento alguno.

Pese a ser una de las zonas marinas de mayor diversidad en Perú, la bahía de Paita muere lentamente por el descuido y la contaminación.  El diagnóstico socio económico y ambiental de la zona marino costera de la provincia de Paita, realizado en el año 2014, indicaba que “el problema más agudo en Paita es la contaminación marina debido a que funciona como el receptor de los vertimientos de los efluentes líquidos y residuos sólidos urbanos e industriales”, una situación que lleva décadas sin solución definitiva.

El problema tiene tal magnitud que el último 24 de abril, el Consejo Regional de Piura aprobó, por unanimidad, solicitar ante el Ministerio del Ambiente el estado de emergencia ambiental de la Bahía de Paita.

El mar de Paita está contaminado por el colapso de los desagües y la actividad industrial. Foto: Agencia Andina.
El mar de Paita está contaminado por el colapso de los desagües y la actividad industrial. Foto: Agencia Andina.

“El problema de contaminación es serio, complejo, con múltiples causas y varias instituciones involucradas en su solución”, señala Roger Rosales, subgerente de Control Ambiental de la Municipalidad Provincial de Paita.

En efecto, las causas que han llevado a Paita a esta situación crítica tienen sus orígenes en las empresas pesqueras ubicadas en la bahía, la antigüedad del sistema de desagüe y la actividad pesquera que arroja sus desechos directamente al mar.

Desagües de tres décadas de antigüedad

 

“La Empresa Prestadora de Servicios (EPS) Grau, que administra el agua y alcantarillado de la región Piura, tiene en Paita un sistema de desagüe muy antiguo, obsoleto, con más de 30 años desde su instalación”, explica Rosales.

El sistema ha colapsado en reiteradas oportunidades —señala el funcionario municipal— como ocurrió durante el fenómeno El Niño del 2017. Una situación que hasta el momento no tiene solución y que sigue afectando la bahía. “Este año se han presentado nuevamente problemas en el sistema de alcantarillado debido a la antigüedad de las tuberías y a una filtración cuyo origen aún no se ha definido, pero que ocasiona el colapso de las instalaciones en el centro de Paita, por tanto, las aguas que se desbordan en las calles terminan en el mar”.

El Gobierno Regional de Piura y la OEFA cerraron sistemas de aguas sin tratamiento de empresas pesqueras. Foto: OEFA
El Gobierno Regional de Piura y la OEFA cerraron sistemas de aguas sin tratamiento de empresas pesqueras. Foto: OEFA

Los desagües de Paita producen, además, olores insoportables para los vecinos del lugar. La playa El Toril ya ha sido declarada no apta para bañistas por la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) debido a que la cantidad de coliformes fecales de sus aguas supera hasta en cinco veces los límites permitidos.

“Con 30 años de contaminación, puedes imaginar el desastre total que hay en Paita. Hemos perdido la playa El Toril, donde los paiteños y piuranos nos bañábamos de niños, pues hay presencia de coliformes fecales, producto de los desagües de la EPS Grau que, cuando colapsan, van directo al mar. Es un problema difícil de combatir, pero en eso estamos”, señala Ronald Ruiz, gerente de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente, del Gobierno Regional de Piura.

En febrero de este año, la Municipalidad Provincial de Paita denunció a la EPS Grau ante la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental de Piura por los delitos de amenaza contra el medio ambiente y la salud pública. Mongabay Latam se comunicó con la empresa prestadora del servicio para contar con su versión, sin embargo, hasta el cierre de esta edición no brindaron respuestas.

La Islilla es una de las zonas de mayor diversidad en el mar de Piura. Foto: Oceana
La Islilla es una de las zonas de mayor diversidad en el mar de Piura. Foto: Oceana

El subgerente de Control Ambiental de la municipalidad señala que la comuna ha coordinado con la EPS Grau para implementar un proyecto que permita cambiar las tuberías del sistema de alcantarillado, así como una propuesta para el encauzamiento de las aguas de filtración con el fin de evitar que ingresen al sistema de desagüe. Sin embargo —explica— estos proyectos aún se encuentran en una etapa inicial.

Otra fuente de contaminación en Paita son las embarcaciones pesqueras, puesto que, los pescadores que entran al mar llevan en sus embarcaciones víveres cuyos residuos son arrojados al océano. Lo mismo sucede con el aceite que se cambia en los motores, que muchas veces termina en el mar, comenta el funcionario municipal.

Juan Carlos Sueiro, director de Pesquerías de la ONG Oceana, agrega que los problemas de contaminación se en Paita se han agudizado por el aumento de la población y las industrias. “Hay problemas en la atención de servicios debido al crecimiento de la población, puesto que no existe correlación entre sus necesidades y las inversiones”, señala.

El problema de las pesqueras

“Desde el año 2015 hemos atacado las fuentes de contaminación. El diagnóstico nos permitió saber que había 33 empresas pesqueras que de manera clandestina e ilegal estaban echando sus aguas al mar, directamente, sin tratamiento alguno”, explica el gerente de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente de la Región Piura.

En el mar de Paita se puede observar restos de aceite que desechan las embarcaciones pesqueras. Foto: Juan Carlos Sueiros.
En el mar de Paita se puede observar restos de aceite que desechan las embarcaciones pesqueras. Foto: Juan Carlos Sueiros.

El problema ocurre desde hace 30 años y —según el funcionario regional— una vez identificadas las tuberías y lagunas contaminantes, el gobierno regional, en coordinación con la municipalidad provincial y la Dirección de Capitanía de Puerto de Paita, procedió a sellar y eliminar estos desagües industriales. “A partir de estas intervenciones, gran parte de las empresas pesqueras han instalado plantas de tratamiento en cada uno de sus centros industriales, como indica la ley. Sin embargo, aún quedan algunas empresas que no están trabajando bien”.

Ronald Ruiz sostiene que recientemente han identificado empresas que, en lugar de tratar el agua, la sacan en camiones cisternas durante la noche y la lanzan en el desierto. “OEFA (Organismo Estatal de Fiscalización Ambiental) ya identificó y sancionó a una de ellas y está siguiendo procesos administrativos a cinco más. Con el consejo regional hemos convocado a las empresas que continúan contaminando para que se comprometan en instalar sus instrumentos de gestión, porque no podemos estar detrás de cada una para ver si en la noche salen con cisternas”, dice.

Agrega que también corresponde a OEFA continuar con su labor de fiscalización, a la Autoridad Nacional del Agua con su rol de supervisión de la correcta instalación de las  plantas de tratamiento y a la Dirección Regional de Producción constatar el cumplimiento de las normas establecidas a las compañías que solicitan autorización para su funcionamiento. “Todas estas instituciones integran el Comité de Gestión de la Bahía de Paita y queremos que cumplan con sus funciones y atribuciones”.

Sechura, otra historia de contaminación

Mariano Castro, exviceministro de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente, señala que el problema no solo se presenta en Paita, sino también en Sechura. “Se requiere aplicar un programa de manejo marino costero que controle la contaminación de las diversas fuentes como las aguas residuales, las fuentes industriales y la pesca”.

Castro explica que en el año 2016, impulsada por su gestión, se aprobó el Plan de Prevención y Mejoramiento de la Calidad Ambiental de la Bahía de Sechura, un documento que contempla la priorización de los proyectos de inversión pública y privada para atender necesidades de infraestructura y obras de rehabilitación vinculados con problemas de contaminación. “Es importante que se aplique el plan de descontaminación que existe para Sechura y que se hagan esfuerzos para el resto de Piura”, dijo.

El mar de Sechura también está afectado por la industria pesquera y de hidrocarburos. Foto: Agencia Andina.
El mar de Sechura también está afectado por la industria pesquera y de hidrocarburos. Foto: Agencia Andina.

El gerente de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente de la Región Piura señala que en Sechura el problema es más complicado puesto que la contaminación se da por pesca, desagües y, además, hidrocarburos. “El problema más grave es el mal servicio de alcantarillado, principalmente en Parachique. Ahí existe un proyecto de inversión, pero el avance es muy lento. Este proyecto es clave porque se constató que la cantidad de coliformes fecales es muy alta y contamina las zonas de producción de conchas de abanico”, señala el funcionario. “Por ello —dice— en algunos sectores cercanos a Parachique se ha tenido que prohibir la extracción de conchas”.

En cuanto a los problemas por hidrocarburos, el riesgo latente siempre son los derrames, menciona el funcionario. Un reclamo que ahora hacen los pescadores de Paita, Sechura y Talara, quienes protestan contra los cinco decretos supremos que autorizan la exploración y explotación de petróleo en el mar del norte del Perú.

Los pescadores del norte protestan contra los cinco decretos supremos de exploración y explotación petrolera en el mar del norte. Foto: Rita Garcia.
Los pescadores del norte protestan contra los cinco decretos supremos de exploración y explotación petrolera en el mar del norte. Foto: Rita Garcia.

Juan Carlos Sueiro, de Oceana, señala que en Sechura es importante el componente de la acuicultura por la producción de conchas de abanico. “En la bahía de Sechura es necesaria una vigilancia permanente y que se haga limpieza en las zonas donde se cultivan las conchas”.

Fuente; Mongabay Latan/Yvette Sierra Praeli

Leave a Reply

Your email address will not be published.