Acuerdo Estatal Codelco-SQM reportaría ganancias al Estado por casi US$19.000 millones…

CHILE AVANZA CON BORIC, MIENTRAS OTROS PAISES SOLO PIENSAN EN PRIVATIZACIÓNES  CADUCAS PARA EL DESARROLLO ECONOMICO DE SUS PUEBLOS.

El economista Jorge Hermann, director de Hermann Consultores, realizó un análisis en el cual cifra los beneficios para la minera privada en US$4.895 millones, si se considera el precio promedio histórico del litio, número que se eleva por sobre los US$6.000 millones en caso que valor del mineral promedie los US$20.000 la tonelada. El economista cree que “lo correcto era licitar al mejor postor la explotación del salar más allá del 2030”.

A poco más de un mes desde que Codelco y SQM hicieron público la existencia de un acuerdo para que ambas compañías se asocien en la explotación de litio desde el salar de Atacama, siguen apareciendo insumos para la discusión en torno a la conveniencia del mismo, tanto para el Estado como para la misma empresa privada -ligada al grupo Pampa y a la china Tianqi-, considerando el camino escogido de la negociación directa como mecanismo para definir el panorama productivo del principal yacimiento de litio del mundo, en vez de una licitación pública internacional

Pese a que la fórmula de negociación directa fue conocida y transparentada desde el anuncio mismo de la estrategia nacional del litio, con cadena nacional incluida, en abril de 2023, una vez conocido el Memorándum de Entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés), diversas voces han alertado de una supuesta mayor conveniencia económica en el camino que fue desechado. Con eso en mente, el economista y director de Hermann Consultores, Jorge Hermann, realizó un detallado ejercicio en el que repasó las principales cifras detrás del acuerdo. Siguen los cálculos: acuerdo CodelcoSQM reportaría ganancias al Estado por casi US$19.000 millones

En un documento de siete carillas, suscrito digitalmente por el economista, que detalla tanto los supuestos utilizado en variables claves como precios del litio, costos de producción, y márgenes de utilidades, concluye que las potenciales ganancias para el Estado de Chile ascienden a US$18.954 millones. Dicha cifra se descompone en US$16.689 millones en beneficios capturados en el período entre los años 2031 y 2060, US$1.795 millones por el resultado de la venta de las 201 mil toneladas adicionales que Codelco aportará en la asociación con SQM entre 2025 y 2030, y US$469 millones por la mita de las ventas de las otras 135 mil toneladas hacia 2030, que sean comercializadas en el primer período de operación conjunta entre la minera estatal y la privada en el salar de Atacama.

En cuanto a los beneficios estimados para SQM, los cálculos del economista apuntan a un rango de entre US$4.805 millones, en caso que el precio del litio se ubique en valores de US$16.400 por cada tonelada, y US$6.616 millones, cifra que considera que el valor del mineral se ubique exactamente dentro del promedio de US$20.000 por tonelada, nivel de largo plazo considerado dentro del acuerdo con Codelco.

Dichas estimaciones surgen tras analizar el margen de utilidad que obtendría SQM en base al acuerdo, considerando una escala para el precio del litio entre los US$4.500 y los US$55.000 por cada tonelada, los pagos por concepto de arriendo a Corfo de las pertenencias en el salar de Atacama (que también varían según el valor del litio), costos de operación en US$4.120 por cada tonelada (cifra promedio entre 2012 y 2017), además del pago de impuestos corporativos (tasa del 27%) y la participación del 49,9% para SQM. Así, “el margen sobre utilidad considerando el precio del litio histórico de US$16.400 corresponde a 18,7% y en el caso de un precio del litio de US$20.000 se obtienen un margen de 19,1%”, detalla el documento.

Tras el análisis de las cifras, Jorge Hermann entrega conclusiones que apuntan a una supuesta mayor conveniencia de la opción de licitar. Y aunque reconocer que SQM llegaba a la mesa de negociación “una posición desmejorada, porque Codelco consiguió el arriendo del Salar de Atacama por parte de Corfo desde el 2031 en adelante”, remarca que bajo dicho escenario “lo correcto era licitar al mejor postor la explotación del salar más allá del 2030, a quién pagara más alto al Estado”.

En su visión, la opción de negociación directa estuvo gatillada “dado que el Gobierno necesitaba mostrar un logro rápido de su estrategia de controlar la producción nacional del litio”, en un acuerdo donde “SQM aporta sus instalaciones en el salar de Atacama con un valor contable bruto de US$2.313 millones y Codelco lo hace con las pertenecías mineras”.Siguen los cálculos: acuerdo CodelcoSQM reportaría ganancias al Estado por casi US$19.000 millones

“El acuerdo es gratuito para SQM porque los nuevos derechos de Codelco sobre una parte de las utilidades entre el 2025 y 2030 más que se compensan por la mayor utilidad proveniente del aumento de producción y por el acceso al mejor yacimiento de litio del mundo hasta el 2060 sin licitación alguna con solo aportar activos”, argumenta.

En su análisis, donde advierte demás de una posible “capitalización soterrada” para Codelco en medio del alto endeudamiento por US$19.000 millones que presenta la estatal, también agrega que “desde el punto de vista de la libre competencia, el acuerdo genera una barrera de entrada al salar de Atacama para que no entren otras empresas y Codelco erige su supremacía en la cantidad de pertenencias mineras en el Salar de Maricunga, el siguiente salar en importancia”.

Sobre el denominado valle productivo, uno de los puntos que el presidente del directorio de Codelco, Máximo Pacheco, ha esgrimido a la hora de resaltar los beneficios de la negociación directa, Hermann cree que el camino de licitación era posible, no solo ante la existencia de otro actor como Albemarle en el propio salar, sino también por el interés de » otros actores relevantes existen con conocimientos acabados en la materia como Tianqi Lithium Corp., Jiangxi Ganfeng Lithium Co, Allkem y Livent Corp. entre otros”, donde suma a empresas como Eramet, que cuenta con tecnologías como extracción directa de litio.

“La obtención de permisos ambientales para aumentar la capacidad y para implementar nuevas tecnologías amigables con el medio ambiente será un engorroso proceso no solo para un nuevo entrante vía licitación, sino que también para SQM que emplea piscinas de evaporación en la actualidad. Es más, en caso de realizar una licitación a comienzos del 2024, quedarían cerca de 6 años para realizar trámites varios y construcción de la planta con el objeto de comenzar a producir a partir del 2031″, estima el economista.

“En definitiva, es evidente que el Estado obtiene recursos adicionales y queda en una situación mejor con este acuerdo. Pero, la pregunta de fondo es: ¿Cuánto habría ganado más el Estado si hubiera licitado la extracción de litio al mejor postor en un proceso público, competitivo y transparente, en vez de negociar entre cuatro paredes con SQM? Claramente, una licitación siempre es mejor a una negociación, por lo que este acuerdo es un regalo sin precedentes en la industria minera chilena”, enfatiza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.